(AP)

SAN FRANCISCO - Las recientes adquisiciones de lujo de los Dodgers de Los Angeles a su cuerpo de pitcheo generaron gran atención en el mundo del béisbol, incluyendo la gente de los Gigantes.

La reacción del equipo de la Bahía a las recientes maniobras de sus archirrivales fue más o menos como un "éntrenle".

La creencia popular nos dice que la firma del ex ganador del trofeo Cy Young, Zack Greinke, y del zurdo surcoreano Hyun-Jin Ryu no sólo fortalece el pitcheo de los Dodgers, pero también los convierte en favoritos por encima de los Gigantes para llevarse el banderín del Oeste de la Liga Nacional.

Esto no es nada nuevo para San Francisco, que está acostumbrado a ser clasificado casi siempre por debajo de Los Angeles en los pronósticos de cara a la temporada. Aun así, los actuales campeones de la Serie Mundial han terminado por encima de los azules por tres años seguidos.

El relevista derecho Sergio Romo destacó que los Gigantes han vuelto a firmar o mantienen control contractual de todos menos cuatro jugadores que integraron el plantel que lo ganó todo el año pasado. Algunos pudieran pensar que los Gigantes han cometido un gran error al decidir no firmar a jugadores de peso este invierno. Con mucha razón, Romo disputó esa idea.

"La gente tiene que reconocer nuestras oportunidades de ganar", exclamó Romo. "Tenemos un gran equipo, un tremendo grupo de muchachos capaces de defender nuestro título".

El derecho Matt Cain coincidió con el sentimiento de Romo.

"Sentimos que tenemos el talento necesario aquí para competir con cualquiera", indicó Cain. "Si hacemos nuestro trabajo, cosas buenas deben de pasar".

No importa qué tan impresionante luzca el roster de los Dodgers, al final lo que importa es demostrarlo en el terreno de juego.

La escuadra de Los Angeles luce formidable con Greinke y Clayton Kershaw encabezando su rotación. Greinke tuvo foja de 31-11 en las últimas dos campañas, incluyendo una marca de 25-9 con Milwaukee - su única experiencia en la Liga Nacional en nueve años en la Gran Carpa.

Greinke también registró una efectividad de 3.48 en 34 salidas el año pasado para los Cerveceros y Angelinos - una cifra que fue opacada por tres abridores de los Gigantes en Cain (2.77), Madison Bumgarner (3.37) y Ryan Vogelsong (3.37).

Greinke no tuvo decisión en su única apertura en contra de los Gigantes, cediendo cuatro carreras (tres limpias) y siete hits en 5 1/3 innings el 4 de mayo en el AT&T Park. El derecho blanqueó a San Francisco en un hit por cuatro innings antes de ceder seis imparables en un tramo de 10 bateadores.

Kershaw finalizó con récord de 2-3 en contra de los Gigantes en el 2012, a pesar de registrar 1.62 de EFE en su contra.

En general, los Gigantes expresaron el respeto apropiado hacia la habilidad de los Dodgers para obtener a Greinke y Ryu por $183 millones, eso sin contar los $25.7 millones que Los Angeles posteó para adquirir los derechos de negociar con el surcoreano.

"Iban a tratar de todas las maneras posibles de convertirse en los Yankees de la Costa Oeste", expresó Romo. "Bien por ellos. Mejoraron su equipo".

Cuando se le preguntó si las adquisiciones de los Dodgers harán más grande el reto que los Gigantes enfrentan para regresar a octubre, mucho menos repetir como campeones de la Serie Mundial, Cain dijo, "Definitivamente sí. Están decididos a armar un gran equipo".

Aunque los Gigantes no conocen mucho acerca de Ryu, saben que Greinke por sí mismo elevará aún más el nivel del pitcheo en el Oeste de la Liga Nacional.

"Esto es grandioso", opinó el receptor estelar Buster Posey. "Es divertido para los jugadores, y también lo es para los aficionados. Estamos listos para darle pelea".

El manager Bruce Bochy hizo notar que el pitcheo puede crear un puente hacia el éxito.

"Creo que en nuestra división, con los estadios más amplios, parece que los equipos se han inclinado más por el pitcheo y la defensa", resaltó Bochy. "Sé que eso es lo que nosotros queríamos hacer, y nos dio muy buenos resultados. En lugar de tratar de competir ofensivamente con el rival, esperamos contar con la clase de pitcheo que nos mantuviera en el juego y nos brindara la oportunidad de ganar".