Bob Melvin. (Darron Cummings/AP)

PHOENIX - Lo más probable es que los Atléticos de Oakland, uno de los equipos sorpresa en Grandes Ligas en el 2012, no asombren a nadie este año.

Esa es la mala noticia para este club, pero no forzosamente se trata de un problema.

Si los Atléticos del 2013 demuestran los mismos atributos que caracterizaron al equipo del año pasado, estarán en posición de repetir su hazaña. Se encuentran en una división muy reñida, pero ése también fue el caso en el 2012, cuando se encendieron en la recta final para coronarse en el Oeste de la Liga Americana. Cuando sufrieron bajas en la rotación, una y otra vez encontraron pitchers jóvenes y talentosos que lanzaron con eficacia y madurez.

Bob Melvin fue nombrado el Manager del Año en el Joven Circuito por su labor al mando de este grupo. En el 2012, estuvo a cargo de una especie de transformación. Esta vez, su tarea es evitar que disminuya la actitud tenaz y luchadora de los Atléticos.

"Lo que quiero es que nuestros muchachos salgan y se preparen como lo hicieron a diario el año pasado", manifestó el capataz. "No nos dejamos distraer. Este año será diferente justo porque tuvimos éxito el año pasado. Los equipos no percibirán de otra forma, pero nosotros no podemos cambiar el concepto que tenemos de nuestro club.

"Cuando tú mismo empiezas a felicitarte, creas una distracción que no necesitamos. Tenemos que salir y procurar que cada uno de nuestros jugadores mejore.

"No hemos llegado a ese punto todavía. Simplemente estamos tratando de seguir con el impulso y la confianza que tuvimos el año pasado y ojalá mejoremos".

Los bateadores de Oakland encabezaron las Grandes Ligas en ponches en el 2012. Terminaron en el 13er lugar en promedio de bateo colectivo. Y su total de errores defensivos fue el tercero más alto en la Liga Americana.

"Podemos mejorar defensivamente. Tenemos muchachos aquí que tienen espacio para mejorar con el guante", dijo Melvin. "Los ponches fueron algo preocupante; tenemos que poner la bola en juego más seguido. Estábamos conscientes de las estadísticas, pero no nos afectó en cuanto a los ganados y perdidos (en el 2012). Creo que tenemos muchachos capaces de mejorar esos números. Tenemos que mejorar en cuanto al promedio colectivo se refiere".

Pero, dado a elegir una ventaja en el béisbol moderno, el pitcheo es la mejor opción. Y en ese sentido, los Atléticos brillaron en el 2012, ya que terminaron en el segundo lugar en la Gran Carpa en efectividad colectiva. Y no hay motivo para pensar que eso cambiará en el 2013.

"Tenemos lanzadores jóvenes por todos lados, especialmente en la rotación, que también sentimos pueden mejorar", dijo Melvin. "Y nuestras decisiones más difíciles quizás sean en el bullpen, especialmente con respecto a los zurdos.

"Pero me gusta nuestro equipo. Tenemos mucha versatilidad y mucho talento".

De hecho, los Atléticos tienen un exceso de jardineros viables, entre ellos el cubano Yoenis Céspedes. Además de un cuarteto de guardabosques probados, los jóvenes Michael Choice y Shane Peterson han impresionado en los entrenamientos, lo cual le daría aun más profundidad al club.

"Se trata de un problema bueno", dijo Melvin acerca de tener que decidir cómo dividir el tiempo de juego entre varios guardabosques merecedores.

Muchos equipos llegan a los entrenamientos desesperados por hallar pitcheo abridor. En el caso de los Atléticos, el reto es no conformarse.

"Si supiera exactamente cómo hacerlo, lo haría", dijo Melvin. "Ya lo hemos hablado. Pero en determinado momento - para mí, fue el primer día de los entrenamientos - el año anterior pasa al olvido y es hora de prepararse para esta temporada. Si dedicas mucho tiempo a felicitarte tú mismo, puedes regresar a tierra muy rápido".