Jaime García.

JUPITER, Florida -- El dirigente de los Cardenales, Mike Matheny, parecía no estar preocupado que el serpentinero mexicano Jaime García enfrentara una alineación de jugadores de Ligas Menores en su última presentación. Eso se debe a que el zurdo aún pudo llegar a los 90 lanzamientos; de hecho, sirvió como otro punto para aumentar la confianza de García, quien ha tenido una estupenda pretemporada.

García tiró ocho episodios el miércoles contra los Nacionales -- dos entradas más que cualquier otro abridor de San Luis ha lanzado en un encuentro de la Liga de la Toronja esta primavera -- y permitió una carrera y seis hits, haciendo 87 lanzamientos. Recetó ocho ponches y no otorgó base por bolas alguna. En sus 29 capítulos de esta primavera, García ponchó a 24 bateadores y dio solamente ocho pasaportes.

"Salió con la clara idea de lo que quería lograr", señaló Matheny. "Y sobre todo, fue su mentalidad. Creo que ha sido una buena primavera desde el comienzo. Apenas arrancó bien mentalmente, se notó en su repertorio. Y luego esa confianza llega con el éxito que tiene".

La llegada de García a los Entrenamientos de Primavera fue rodeada de interrogantes sobre su hombro izquierdo, que en dos ocasiones lo obligó a suspender sus actividades la temporada pasada. Aunque los Cardenales recibieron informes positivos acerca del programa de lanzamientos de García durante la temporada muerta, todos querían verlo por cuenta propia.

Fue una prueba que García sin dudas pasó. Muchos dirían que el abridor tuvo la mejor pretemporada entre los lanzadores que se proyectan para integrar del roster del equipo para el Día Inaugural.

"Lo principal fue que pude salir cada quinto día", dijo García. El confiar en ti mismo y ponerte en una posición para que estés listo para la temporada son lo principal. Lo primero es la salud. Obviamente, eso es lo que todos quieren. Apoyaré a mis compañeros y avanzaré un día a la vez".

Lo único que opacó la necesidad de demostrarles a todos que estaba en salud fue la necesidad de Gracía de demostrárselo a sí mismo. Aún tiene la compresión en el hombro izquierdo que le fue un obstáculo en el 2012, pero García ha cambiado su preparación para mantener su brazo en forma entre aperturas para poder lanzar con la molestia. Ahora sabe que lo puede hacer.

"Nunca ha visto desde el plato lo que tira", dijo Matheny. "Creo que si pudiera verlo y darse cuenta lo difícil que es batear esos lanzamientos, tendría más confianza y no trataría de ser tan preciso. Esta primavera he visto que tiene esa confianza".