Félix Hernández. (AP)

Félix Hernández tuvo una apertura la semana pasada que resume perfectamente lo que hace al venezolano uno de los mejores lanzadores de Grandes Ligas.

Él mismo te dirá que no contaba con su mejor material para dicha salida. Además, no recibió mucho apoyo ofensivo que digamos.

Sin embargo, el Rey Félix le dio la victoria a Seattle sobre Pittsburgh por marcador de 2-1, juego en que el derecho lanzó ocho innings. Debido a su habilidad de pintar las esquinas del plato, cambiar secuencias de pitcheos y en general confundir a la oposición, el venezolano salió airoso una vez más.

Dicha habilidad-elaborada, pulida y recientemente premiada con una lucrativa extensión de contrato con los Marineros-le permite a Hernández llegar a su próxima apertura contra los Yankees en el Bronx con récord de 5-2 y efectividad de 1.53.

"Impredecible es la palabra clave", dijo el coach de pitcheo de Seattle, Carl Willis. "La verdad es que no puedes buscar un pitcheo en particular contra él. Definitivamente, es especial. No ves con mucha frecuencia la forma en que él compite y disfruta competir."

Lo que ya no veremos para nada es la recta de 100 millas por hora con la que contaba Hernández como novato de 19 años. El declive en la velocidad de su recta a través de los años puede ser alarmante o inspirador, dependiendo de cómo lo veas.

Del lado alarmante, notarás el promedio de la velocidad en su recta remontando a su temporada del 2007, cuando tenía 21 años (cortesía de FanGraphs.com) y te preocuparás por lo que podría ser el indicio de un codo listo para explotarse debido a los tantos innings lanzados:

21 años: 95.6 millas por hora
22: 94.6
23: 94.0
24: 94.1
25: 93.3
26: 92.1
27 (esta temporada): 91.1

Hernández es un lanzador "viejo" de 27 años, si se entiende eso, porque ya ha tirado 1,679 entradas a nivel de Grandes Ligas. Por eso es que algunas personas se preocuparon cuando los Marineros le dieron un contrato de siete años y US$175 millones en febrero. (Seattle recibió una opción condicional de US$1,000,000 para el 2020 si Hernández se pasa más de 130 días en la lista de lesionados en cualquier temporada-de manera consecutiva o a través de dos campañas-en cualquier momento comprendido por el pacto.) Sin dudas, es justificable la preocupación por alguien que hace lo que hace Hernández, tan poco convencional a nivel físico y por tanto tiempo.

Ahora, la parte inspiradora. A pesar de la disminución en su velocidad, Hernández ha mantenido una proporción relativamente estable de rodados y elevados desde el 2008 y un porcentaje de ponches de por lo menos 20.4% para cada temporada de su carrera. Y esta temporada, dicho porcentaje está en 25.3% después de ocho salidas, el mejor de su carrera.

Con una recta menos fulminante, Hernández ha sabido adaptarse, convirtiéndose en un pitcher mucho más controlado y pulido. Su proporción de bases por bolas disminuyó del 9.3% en el 2008 al 6.0% el año pasado. En el 2013, ha permitido que sólo el 3.6% de los bateadores lleguen a la cuarta bola mala.

Me atrevo a decirlo: Félix Hernández está en su mejor momento ahora mismo.

"La velocidad es algo valioso", dijo Willis. "Creo que es uno de los grandes motivos del incremento de ponches, con los brazos de poder saliendo sobre todo del bullpen. Pero sin importar la velocidad, la clave es poder cambiar de velocidad basándose en la mayor velocidad o el promedio de la recta. Eso es lo que hace Féliz. Pitchea. Creo que es mejor pitcher ahora que antes.

De su parte, Hernández está orgulloso de ese punto.

"Es verdad, es verdad", dijo el Rey. "Definitivamente, es verdad. Antes sólo contaba con dos pitcheos-una recta y una curva. Ahora, trato de darles a las esquinas con mi lanzamiento rompiente y mi cambio."

Hernández está provocando más swings fuera de la zona de strike que en cualquier otro momento de su carrera. La oposición la batea sólo .213 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .576.

Sin embargo, el derecho sigue sin recibir mucho apoyo ofensivo en Seattle. Desde el 2008, los Marineros han promediado apenas 3.79 carreras durante las salidas de Hernández-la menor cantidad entre los abridores que califican para dicho lapso. Este año ese número está en 3.38.

Es precisamente esa falta de apoyo que evitó que Hernández llegara las 100 victorias de por vida hasta este año. Pero el venezolano nunca se ha quejado del impacto de eso en su legado individual y siempre ha expresado su deseo de ser un "Marinero de por vida".

"Es un gran compañero", dijo el manager de Seattle, Eric Wedge. "Creo que lo demuestra más después de una derrota difícil o cuando tal vez no hemos jugado muy bien detrás de él. Ahí es que demuestra su liderazgo y lo grande que es como compañero. Para mí, ése es el mejor testamento de Félix Hernández."

Así fue en Pittsburgh, donde lanzó 8.0 entradas en medio de lo que se perfila como otra temporada dominante del venezolano.

"Si no cuentas con tu mejor material, tienes que salir a luchar", dijo Hernández.

Son pocos que luchan mejor que el Rey Félix.