El Wrigley Field.

CHICAGO - Los Cachorros han recibido el visto bueno para proceder con sus renovaciones del Wrigley Field, con un costo de unos US$500 millones. Sin embargo, aún no se aprueba la pizarra con pantalla gigante que el dueño del equipo ha calificado como esencial.

El propietario mayoritario Tom Ricketts afirma que dicho elemento y los ingresos que generaría por concepto de publicidad son necesarios para remodelar el histórico estadio sin fondos públicos.

Los dueños de los establecimientos en el techo de los edificios que rodean el estadio y que comparten algo de sus ingresos con los Cachorros están en contra de la pizarra, diciendo que la pantalla gigante obstruiría sus vistas del terreno de juego.

La ciudad de Chicago aprobó los planes generales de los Cachorros, pero no habrá decisión en torno a la pizarra hasta un voto que se realizará el 11 de julio.