MINNEAPOLIS -- Justin Masterson no toleró imparable sino hasta la séptima entrada, Michael Brantley conectó un triplete con la casa llena, y los Indios de Cleveland doblegaron el domingo 7-1 a los Mellizos de Minnesota para evitar lo que hubiera sido una barrida en la serie de tres juegos.

Masterson (11-7) había enfrentado al mínimo posible de bateadores durante seis entradas. Su único pecado había sido un pelotazo a un bateador.

En la apertura de la séptima entrada, Brian Dozier conectó un doblete de bate roto al jardín central, poniendo la pelota apenas frente al guante de Drew Stubbs, quien se zambulló. Así se rompió el juego sin hit.

Los Indios ganaban 3-0 con un elevado de sacrificio de Mike Avilés y un jonrón de dos carreras de Jason Kipnis. Llenaron las bases en la quinta entrada, con un out, mediante un boleto a Kipnis y sencillos consecutivos de Nick Swisher y del dominicano Carlos Santana frente al abridor Scott Diamond (5-9).

Cuando el derecho Anthony Swarzak calentaba en el bullpen, Terry Steinbach, quien sustituyó como piloto a Ron Gardenhire, enfermo de gripe, visitó a Diamond en el montículo pero no lo retiró. Diamond obligó a que Mark Reynolds elevara un globo a la inicial para el segundo out, pero Brantley conectó un lineazo contra el muro, entre el jardín derecho y el central, para el triple que vació la casa y que puso fin a la faena del serpentinero.

Por los Indios, el venezolano Asdrúbal Cabrera de 5-0 con una anotada. El dominicano Carlos Santana de 3-1 con una anotada.

Por los Mellizos, el dominicano Pedro Florimón de 3-0.