NUEVA YORK - Los alicaídos Yanquis de Nueva York ya pueden contar con su capitán, de hecho, podrían alinearlo el domingo.

Derek Jeter pasó el examen para probar el estado del cuadríceps de su pierna derecha durante un juego simulado que se realizó en un sitio que los Yanquis mantuvieron en secreto, hasta después de que fueron derrotados 1-0 por los Rays de Tampa Bay en el Bronx.

Jeter practicó en el terreno que los Yanquis tienen en Staten Island, a unos 20 kilómetros del sitio en que el equipo apenas pudo conectar dos imparables a Chris Archer y sufrió su sexta derrota en sus últimos nueve juegos después del descanso por el Juego de Estrellas.

"Obviamente, es alguien a quien esperamos mucho tiempo", dijo el manager Joe Girardi. "Sólo contamos con él en un partido. Ganamos ese juego, por eso esperamos que esa racha continúe".

Si Jeter se siente bien iniciará como parador en corto de los Yanquis el domingo.

El jugador regresó al equipo el 11 de julio, luego de perderse los primeros 91 partidos de la temporada debido a una doble fractura de tobillo, la primera de ellas sufrida en el encuentro de apertura de la serie de campeonato de la Liga Americana, en octubre pasado. Después, sufrió un tirón en el muslo al correr a primera base en el juego de su reincorporación y fue incluido en lista de lesionados.

Los Yanquis mantuvieron en secreto el lugar donde se hizo el juego simulado porque, según Girardi, querían que Jeter hiciera su trabajo en paz. Eso disparó las conjeturas en Twitter, donde se llegó a decir que el torpedero se encontraba en Staten Island, el Citi Field de los Mets en Queens o en la consola de Playstation.

Jeter enfrentó a un pitcher de Clase A. Tuvo ocho turnos al bate y corrió de primera a tercera, y luego de segunda al plato. También jugó en el campocorto y fildeó algunas pelotas.

Con Jeter lesionado y Alex Rodríguez --quien cumplió 38 años el sábado-- en rehabilitación en las instalaciones de los Yanquis en Tampa, Florida, por una lesión en el muslo, además de otros estelares lastimados, entre los que está Curtis Granderson, el equipo perdió además al jonronero Travis Hafner, diagnosticado con una distensión en el manguito rotador derecho.

Esa lesión es un golpe adicional para el equipo, que no ha bateado cuadrangular en nueve encuentros consecutivos, su racha más larga después de que en 1984 ligaron 10 juegos sin poner la bola del otro lado de la cerca.