Juan Nicasio.

En el caso del derecho dominicano de los Rockies, Juan Nicasio, los números no mienten.

Nicasio tiró 5.2 entradas el miércoles, permitiendo dos carreras (una sola limpia) y siete hits en lo que sería una derrota de Colorado en Filadelfia. El diestro salió sin decisión.

La diferencia entre el Nicasio de ahora y el del principio de esta temporada, antes de que el quisqueyano fuera enviado a Triple-A Colorado Springs, se vio claramente en el Citizens Bank Park.

En un juego que pudo habérsele ido de las manos, Nicasio luchó para salir de varios innings difíciles y logró hacer lo que todo abridor pretende: mantener a su equipo en el juego.

"No fue fácil, pero sólo permitió dos carreras", dijo el manager de los Rockies, Walt Weiss. "Nos dio la oportunidad de hablar y eso es lo que hablamos con nuestros abridores. Eso es lo que hizo. Traté de que completara el sexto episodio, pero se embasó par de corredores y fui a sacarlo.

"Ha estado mejor", continuó el piloto. "Evitó el gran inning (ofensivo) que lo afectaba la primera vez (antes de volver a liga menor). Definitivamente, hemos visto algo de progreso desde que regresó (al equipo grande)".

Antes de ir a Triple-A el 25 de junio, Nicasio tuvo 4-4 con efectividad de 5.31 en 16 juegos. La oposición le bateó para .271. En 81.1 entradas, ponchó a 56 bateadores y permitió 89 hits.

Desde que volvió al equipo grande el 12 de julio, el quisqueyano lleva marca de 3-2 con promedio de carreras limpias de 3.83. Ha limitado a la oposición a promedio de .241. Aunque sigue permitiendo más de un hit por entrada lanzada, sus 32 ponches en ocho salidas representa una mejoría.

"Sin outs (y las bases llenas en el quinto inning el miércoles), traté de mantener la bola bajita y, si sólo permitía una carrera, estaría bien", expresó Nicasio. "Logré salir de eso. La diferencia ha sido la localización e la recta".

Para el serpentinero de 26 años, esa habilidad de localizar mejor sus pitcheos ha aumentado su confianza, que como resultado ha producido una mayor madurez en el montículo. De esa manera Nicasio ha sabido enfrentar mejor las situaciones delicadas y no sufrir la clase de entradas de muchas carreras que lo afectaron en la primera mitad de la temporada.