Miguel Cabrera. (Ben Margot/AP)

OAKLAND - Son muchas las interrogantes de cara a cualquier serie de playoff. Pero en el caso de los Tigres de Detroit y su choque desde el viernes con los Atléticos de Oakland, la pregunta que hace todo el mundo es la siguiente: ¿Cómo está de salud Miguel Cabrera?

El venezolano se ha visto limitado desde hace dos o tres meses-dependiendo de quién lo diga-por dolores en la ingle, la cadera y el abdomen. Dichas molestias no parecieron frenar la producción de Cabrera hasta septiembre, cuando el toletero disparó un solo jonrón y tuvo slugging de apenas .333.

Con varios días de descanso desde la última serie de los Tigres en la temporada regular el fin de semana pasado, tanto Cabrera como el resto de los felinos esperan que el maracayero pueda estar en mejores condiciones para la Serie Divisional de la Liga Americana vs. los Atléticos.

"Ojalé esté al 100% para la hora del juego (del viernes)", dijo Cabrera en el O.co Coliseum el jueves. "Me he sentido mucho mejor durante el último par de días".

Eso podría ser. Pero la verdad es que Cabrera no ha querido revelar mucho sobre los dolores que ha sufrido desde mediados de la campaña. Lo expresado por el manager de Detroit, Jim Leyland, da una idea más realista de la situación.

"Puede jugar pero no está al 100%", dijo el piloto veterano. "Está limitado, obviamente, pero creo que está un poco mejor. A lo mejor estos últimos días (de descanso) lo han ayudado".

Desde hace varios años, todos hablamos en términos superlativos acerca de las hazañas de Miguel Cabrera. Pero tomando en cuenta lo que tuvo que soportar a nivel físico, lo logrado en el 2013 puede calificarse como clase aparte.

A pesar de los dolores y el declive en su producción en septiembre, el venezolano tuvo otra temporada para el recuerdo. A sus 30 años, Cabrera conquistó su tercer título de bateo en forma consecutiva con .348. Quedó corto en su intento de ganar una segunda Triple Corona seguida al terminar segundo en jonrones (44) y empujadas (137) en la Liga Americana, detrás de Chris Davis.

De cualquier forma, Miggy fue líder de Grandes Ligas en porcentaje de embasarse con .442, slugging con .636 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) con 1.078.

Muchos de esos números se lograron con Cabrera bien adolorido en julio y agosto, antes de que en septiembre conectara apenas dos extrabases. Para los compañeros del venezolano, dicha producción no fue algo que haya pasado desapercibido en medio de una lucha por la clasificación.

"Realmente todos tenemos que quitarnos el sombrero ante tal situación", dijo el abridor de los Tigres y compatriota de Cabrera, Aníbal Sánchez. "Él lo ha hecho no tanto por sus números, sino por el equipo. Ver el nombre de él en el lineup da mucho de qué pensar al otro equipo".

Agregó el infielder dominicano de Detroit, Ramón Santiago: "Él ha batallado los últimos dos meses con esa lesión, ha jugado y creo que lo ha hecho bien. Hubo situaciones en las que no pudo correr, pero creo que el descanso le cayó bien en estos días y que va a estar ready para (el viernes). Se ha visto mejor.

"Eso te dice que el tipo es un batallador que siempre viene al play a jugar pelota. Cuando no está jugando se siente aburrido. Quiere estar en el terreno ayudando al equipo". Para la serie contra Oakland, Leyland ha afirmado que pondrá a jugar a Cabrera y, si la situación lo amerita, lo sacará de juego por un corredor emergente a partir del octavo inning. Está claro que el antesalista no está corriendo a toda marcha y, hasta caminando, se le ve con mucho cuidado a la hora de dar sus pasos.

Sin embargo, lo más importante a esta altura podría ser la fuerza que pueda generar Cabrera con las piernas y la cadera-algo que claramente estuvo ausente en el mes de septiembre.

"Durante un tiempo fue difícil para Miguel usar la parte inferior del cuerpo para batear; la mayoría de los buenos bateadores usan la parte inferior y él lo hace tan bien como cualquiera. Creo que eso sí lo limitó por un tiempo."

¿Y ahora?

"Creo que eso se acabó", manifestó el capataz. "En los últimos partidos que jugamos (en Miami, en los que Cabrera conectó cuatro sencillos en siete turnos), eso ya no parecía estar ahí y él luce estar bien en ese aspecto.

"Eso es algo que observé en Miami, que le dio a la bola con esa fuerza, así que creo que ya superó esa parte. Está mejorando, pero no está ni cerca del 100%".

En sus declaraciones, Cabrera nunca ha flaqueado a la hora de hablar de su deseo de seguir jugando, sin importar los dolores que sufre. Es aun más así ahora, con el inicio del esfuerzo de los Tigres de conquistar una Serie Mundial.

"Tienes que salir al terreno a jugar", dijo el toletero en tal sentido. "No importa que te vayas de 4-4, haces lo que sea para ayudar a tu equipo a ganar los juegos.

"Me siento mejor hoy (jueves) y espero sentirme mejor (el viernes). Me he sentido mejor en las prácticas de bateo y sé que (el viernes) va a ser bueno. Voy a estar bien y espero poder estar al 100%".

En los predios de los Tigres, saben que eso de "100%" es bastante difícil. Pero un Miguel Cabrera en condiciones mínimas para parecerse a la bestia de los últimos años es clave en las aspiraciones de Detroit. De no ser así, podríamos ver un lineup mucho más "manso" de parte de los felinos.