BOSTON -- En los últimos 10 años, los Medias Rojas han disputado tres Series Mundiales, abriendo cada una de ellas en el Fenway Park. Y por tercera ocasión seguida, Boston le dio inicio al Juego 1 con una entrada de por lo menos tres carreras.

Al igual que el 2004 (cuatro vueltas vs. Cardenales) y el 2007 (tres anotaciones vs. Rockies), el miércoles los Patirrojos atacaron desde el principio con tres anotaciones en el primer inning del primer choque del Clásico de Otoño del 2013 ante San Luis, rumbo a una victoria por 8-1. Ahora, remontando al 2004, los Medias Rojas han ganado nueve choques consecutivos en Series Mundiales.

"Estamos más que preparados para jugar", dijo el manager de Boston, John Farrell, al hablar de los éxitos del equipo a esta altura de la temporada en los últimos 10 años. "Parece que nuestros muchachos, en este escenario, han ejecutado de manera consistente.

"Ese fue el caso otra vez (el miércoles)".

Los Medias Rojas aprovecharon tres errores de los Cardenales para anotarles tres carreras inmerecidas. Una de las pifias fue en la primera entrada del torpedero de San Luis, Pete Kozma, quien no atrapó un tiro del segunda base Matt Carpenter en la intermedia que pudo haber puesto fin al primer inning con un doble-play. En vez de eso, Mike Napoli empujó dos con un doble, mientras que una tercera rayita se anotó con el mismo batazo gracias a otro error, del jardinero central Shane Robinson.

"Están frustrados", dijo el dirigente de los Cardenales, Mike Matheny, al referirse a sus pupilos. "Estoy seguro de que están avergonzados. Tuvimos la oportunidad de demostrar la clase de béisbol que hemos jugado toda la temporada, y no se pareció a nada de lo que vimos (el miércoles)".

Además de Napoli, las dos grandes figuras de Boston fueron el abridor Jon Lester y el toletero dominicano David Ortiz.

"Big Papi" se fue de 3-2 con cuadrangular, dos anotadas y tres empujadas. Y si no hubiera sido por una espectacular atrapada de parte del jardinero boricua Carlos Beltrán, Ortiz hubiera tenido dos jonrones en su registro personal para el Juego 1.

"Son un equipo que tiene un pitcheo bueno y hay que aprovechar las fallas de ellos", dijo el quisqueyano ,quien ahora lleva 16 cuadrangulares y 57 empujadas de por vida en postemporada. "Este es un equipo que tenemos buena ofensiva. Le ganamos a Detroit (en la Serie de Campeonato de la Liga Americana). Sabes que Detroit tiene un pitcheo incómodo también y vamos al ataque aquí (otra vez)".

Para el resto de los Patirrojos, ver a Ortiz dar batazos grandes en playoffs/Serie Mundial no les extraña para nada.

"Ese es Big Papi", dijo el jardinero del equipo, Jonny Gomes. "Es lo normal para (Ortiz)".

En el montículo, Lester brindó una salida magistral, blanqueando a los Cardenales en 7.2 innings, permitiendo dos hits y ponchando a ocho bateadores con una sola base por bolas.

En la postemporada del 2013, el zurdo lleva marca de 3-1, efectividad de 1.67 (cinco limpias en 27.0 entradas) y 22 ponches.

"Esto fue consistente con cómo ha pitchado por nosotros todo el año", dijo el receptor de los Medias Rojas, David Ross, quien se ha convertido en una especie de cátcher personal para Lester durante el último mes. "Es un pitcher del gran escenario, de los juegos grandes. Ha hecho el trabajo en cada ocasión".

Con sus 7.2 ceros el miércoles-combinados con los 5.2 que tiró en el Juego 4 de la Serie Mundial del 2007 ante los Rockies-Lester se convirtió en apenas el tercer lanzador de la historia en tener dos salidas sin permitir anotaciones para iniciar una carrera en Serie Mundial, uniéndose al Salón de la Fama Christy Mathewson (1905) y Madison Bumgarner (2010 y 2012), ambos de los Gigantes.

De paso, según el Elias Sports Bureau, el pitcher de 29 años es el primero en ser el lanzador ganador en victorias consecutivas de su equipo en Clásicos de Otoño desde que el Salón de la Fama Bob Gibson ganó el Juego 7 de la Serie Mundial de 1967 y el Juego 1 de la de 1968 por San Luis.

"Esto fue muy importante, sobre todo en casa", dijo Lester acerca del triunfo en el Juego 1. "Uno quiere asegurarse de conseguir estas victorias. Ir a San Luis va a ser bien difícil. Entonces, hay que enfocarse en estas situaciones y jugar un buen béisbol, para lograr las victorias ante el público local".

Boston está arriba 1-0 en esta serie al mejor de siete. El equipo que ha ganado el primer choque ha conquistado nueve de las últimas 10 Series Mundiales y 21 de las últimas 25.

Pero nadie en el clubhouse de los Patirrojos quiere confiarse a esta altura de las hostilidades.

"Vamos a seguir batallando y tratando de ganar lo mejor que podamos", dijo Ortiz. "Nadie puede predecir nada. Estamos enfrentándonos a unos pitchers buenos. Son los campeones de la Liga Nacional y sabemos que son un equipo con tremendo pitcheo. Vamos a seguir atacando".

Agregó Ross: "Este equipo está en la Serie Mundial por algo. Ganaron 97 juegos (en la temporada regular). Son muy, muy buen equipo".

Pero el miércoles, como ha sido el caso de Boston desde el 2004 en Clásicos de Otoño, los Medias Rojas fueron mejores.