Son pocas las ocasiones en que un juego de Grandes Ligas se detiene por completo para que los jugadores salgan de la cueva para felicitar a un compañero en el terreno. Sin embargo, eso fue lo que pasó con Ichiro Suzuki el 21 de agosto.

En el encuentro de los Yankees contra los Azulejos, Suzuki conectó un sencillo en la primera entrada contra R.A. Dickey para marcar el imparable número 4,000 en su carrera profesional.

El juego de detuvo temporalmente cuando el público lo comenzó a ovacionar y Curtis Granderson salió del dugout para felicitar al jardinero en el terreno.

"Me sentí un poco avergonzado que el juego tuvo que parar por mí", dijo el guardabosque. "Al comienzo esperaba que no salieran, pero estuve bastante contento por la manera en que me apoyaron".

"Obviamente el pegar el hit 4,000 fue importante, pero lo que hace de esto un momento más especial fue el hecho de que mis compañeros salieron a felicitarme. Eso siempre será lo más especial".

Suzuki anteriormente conectó 1,278 hits en la liga profesional del japón como miembro de los Orix Blue Wave de 1992 al 2000. Llegó a la Gran Carpa en el 2001 y desde entonces pegó otros 2,742 con los Marineros y Yankees para un total de 4,020.

Con su imparable del 21 de agosto, Ichiro se unió a Pete Rose (4,257) y Ty Cobb (4,191) como los únicos peloteros con al menos 4,000 hits al sumar los totales en los más altos níveles en los Estados Unidos y Japón.

Sin embargo, Ichiro descartó la idea de ser puesto en una categoría junto a dos leyendas.

"Es un récord sumando las dos ligas; aquellos jugadores lo hicieron en una liga", señaló Ichiro. "Creo que no merezco estar en la misma categoría que ellos".

De todas maneras, esto fue un logro histórico, según el capitán de los Yankees, Derek Jeter.

"Esos son bastantes hits. Estoy muy impresionado", expresó Jeter. "Eso demuestra lo consistente que ha sido durante su carrera. Te puedes dar cuenta de la cantidad de hits que ha pegado en las Grandes Ligas en tan poco tiempo. Eso es algo difícil, así que Ichiro ha sido bastante consistente".

Definitivamente Ichiro le dio a los aficionados uno de los mejores momentos en la temporada del 2013.

"Después de mi primer hit, si hubiese dicho que mi meta era 4,000 hits, muchos no me tomarían en serio", dijo Ichiro. "Ahora he llegado a este punto después de tantos años de pegar tantos imparables. Lo importante es salir a dar todo lo que tengas".