HOUSTON - Debería existir un renovado sentido de optimismo esta primavera rodeando a los Astros, quienes no sólo cuentan con el mejor sistema de ligas menores de todo el béisbol, pero le han agregado las piezas suficientes al equipo grande este invierno como para pensar que pueden ser más competitivos.

No importa que los Astros hayan finalizado la temporada pasada con una racha perdedora de 15 partidos que a la postre les valió un récord de la franquicia con 111 derrotas. Este joven equipo piensa que este es el año en el que comenzarán a levantarse en camino a convertirse en un equipo contendiente en el oeste de la Liga Americana, y todo inicia con los entrenamientos primaverales en Kissimmee, Florida.

El propietario Jim Crane dijo que la meta de los Astros es convertirse en el club con mas mejoría de todo el béisbol.

"Creo que podemos lograr ese objetivo", confió Crane. "Agregamos a un buen grupo de peloteros durante el invierno, y estamos ansiosos por comenzar la nueva campaña. A la ofensiva contamos con más profundidad, y nos hemos reforzado bien en el bullpen. Tendremos competencia por algunos nuevos puestos. Definitivamente seremos un mejor club. Esperamos poder terminar por encima de los .500 este año".

Algunas de las estrellas del futuro estarán en exhibición esta primavera, con los pitchers Mark Appel y Michael Foltynewicz, el jardinero George Springer, el shortstop puertorriqueño Carlos Correa y el inicialista Jonathan Singleton en los campos de entrenamiento, y hay muchas caras nuevas, incluyendo el jardinero Dexter Fowler y los lanzadores Scott Feldman, Chad Qualls, Jesse Crain y Matt Albers.

Los Astros, como lo prometieron, abrieron la chequera este invierno para llenar algunos huecos y tienen la esperanza de que algunos de sus aclamados prospectos, tales como Springer y Singleton, aporten en el equipo grande en algún momento esta temporada.

Y no hay que olvidar a los jóvenes que dejaron una grata impresión en su primera "tacita de café" en Grandes Ligas el año pasado, una lista que incluye a los pitchers Jarred Cosart, Brett Oberholtzer, Brad Peacock, Josh Zeid y Kevin Chapman; los jardineros Robbie Grossman y L.J. Hoes; y los infielders Matt Domínguez y el dominicano Jonathan Villar. Si todos ellos continúan mejorando, los Astros podrían sorprender a muchos.

"Entonces muchas de las vacantes que teníamos el año pasado, tenemos a jugadores que básicamente tomaron el toro por los cuernos y se establecieron en esas posiciones", manifestó el manager Bo Porter. "Pero todavía quedan bastantes posiciones en las que existirá competencia, y habrá competencia dentro de nuestro club por mejorar y superar lo hecho el año pasado".

A continuación tres de las mayores interrogantes que tienen los Astros de cara a la temporada 2014:

1. ¿Quién jugará la primera base?
Los Astros intentaron durante todo el invierno de adquirir a un inicialista capaz de jugar todos los días, pero terminaron conformándose con el venezolano Jesús Guzmán, quien competirá por ese puesto con Marc Krauss, el mexicano Japhet Amador y Singleton. Guzmán, un bateador derecho, podría terminar alternándose en la primera base si Singleton no queda dentro del roster para el Día Inaugural. Brett Wallace era otro candidato antes de que fuera designado para asignación la semana pasada.

2. ¿Quién será el taponero?
Los Astros adquirieron a los veteranos relevistas Qualls, Albers y Crain, pero sólo Qualls cuenta con experiencia suficiente como cerrador. El derecho registró 45 rescates en tres campañas con los D-backs peor no ha logrado uno desde el 2010. Josh Fields obtuvo algo de experiencia cerrando juegos el año pasado como novato, pero esperen que los Astros le den esa responsabilidad a Qualls.

3. ¿Qué lanzadores jóvenes darán el mayor paso hacia adelante?
La juventud invadió la rotación el año pasado con la llegada de Cosart, Oberholtzer y Peacock. Cada uno encontró el éxito en sus primeros períodos largos en la rotación de Grandes Ligas, y cada uno de ellos estaría compitiendo por un lugar este invierno. Los Astros agregaron a los veteranos Feldman y Jerome Williams para competir con Dallas Keuchel y Lucas Harrell, pero sólo hay cinco puestos disponibles para hacer la rotación. ¿Se impondrá la juventud una vez más?