Fernando Rodney. (AP)

PEORIA, Arizona - En el 2014, el relevista dominicano Fernando Rodney lleva su plátano power a los Marineros, como parte de una renovación del equipo que incluye la llegada de su compatriota Robinson Canó y del manager Lloyd McClendon, entre otros.

Rodney, nuevo cerrador de Seattle y siempre con un plátano (o por lo menos una banana-"guineo" en buen dominicano) en su casillero, se expresa contento con la oportunidad que ha recibido en el único equipo de Grandes Ligas perteneciente al noroeste de los Estados Unidos.

"Ha sido muy (emocionante) lo que hemos visto aquí con esta nueva organización, los compañeros", le dijo Rodney a LasMayores.com. "(Hay) mucho talento joven y mucho entusiasmo. Creo que como equipo y con la unión, podemos lograr muchas cosas".

Con todo y la adición de Rodney, Canó, Logan Morrison y Corey Hart, a Seattle no se le hará nada fácil competir en el Oeste de la Liga Americana con equipos como los Atléticos, Rangers y Angelinos. Pero un brazo confiable en el noveno inning es una pieza importante para una escuadra que el año pasado con Danny Farquhar y Tom Wilhelmsen malogró 23 oportunidades de salvamento, la cuarta mayor cantidad en la Liga Americana.

"Sabemos de lo que es capaz", dijo al principio de estos entrenamientos Canó, quien jugó con Rodney en la selección dominicana que ganó invicto el Clásico Mundial de Béisbol en el 2013.

Precisamente, hace dos años Rodney fue capaz de poner números históricos con los Rays de Tampa Bay, terminando el 2012 con efectividad de 0.60 en 74.1 entradas lanzadas-la mejor en los anales de las Grandes Ligas entre los pitchers con al menos 50.0 innings de labor en una campaña.

El año pasado Rodney no se vio tan dominante, salvando 38 juegos y terminando con promedio de carreras limpias de 3.38. De hecho, dejó escapar ocho oportunidades de salvamento, la mayor cantidad en su carrera.

Sin embargo, el oriundo de Samaná ha llegado a Seattle con toda la confianza del mundo-a pesar de no exhibir sus mejores números en la Liga del Cactus en este 2014.

"Yo con el tiempo que tengo en esto, trato de prepararme física y mentalmente para la temporada, que son 162 juegos que en realidad es lo importante", dijo el derecho de 37 años, quien después de tirar un cero el domingo ante Oakland lleva efectividad de 10.50 en siete presentaciones y 6.0 episodios de pretemporada. "Lo que pasa en el spring training a veces hay que tomarlo en cuenta, pero yo creo que ya yo sé en lo que debo trabajar.

"Yo ando buscando la localización de mis pitcheos en ambas partes del plato, que es lo que me ha ayudado en toda mi carrera".

LIDERAZGO, ADEMÁS DE JUEGOS SALVADOS
Rodney ha combinado una buena ética de trabajo con una personalidad pintoresca que se ve claramente en el clubhouse de los Marineros, tanto en sus conversaciones con los peloteros latinoamericanos como con los de habla inglesa.

Los veteranos como Rodney, Canó y el venezolano Félix Hernández son los señalados para brindar liderazgo en un equipo que pretende contar con aportes clave de jóvenes como Justin Smoak, Dustin Ackley, Kyle Seager, Brad Miller y el nicaragüense Erasmo Ramírez.

"Esos jóvenes tienen que enfocarse en las cosas, tanto mías como las de Canó y Félix", dijo Rodney al respecto. "Cualquier pregunta nosotros estaremos ahí como líderes para apoyar a estos jóvenes y darles ánimo".

EN SALUD DE CARA A LA TEMPORADA
En los últimos años Rodney ha celebrado cada juego salvado dando un flechazo imaginario hacia el cielo, parte del folklore del relevista que llegó a Seattle con un contrato de dos temporadas y US$14 millones.

Después de 563 presentaciones y 571.1 entradas lanzadas en 11 años de Grandes Ligas, lo primordial para el quisqueyano es llegar a la campaña regular bien del brazo y del cuerpo.

"Eso es lo más importante", afirmó el autor de 172 rescates en las Mayores. "Me siento bien física y mentalmente, que es lo que siempre un atleta debe esperar de su cuerpo, sentirse bien. Y después entras al terreno de juego y tratas de hacer las cosas como mejor uno pueda".

Para Rodney, la salud y establecer un buen comando de su recta y pitcheos secundarios es la prioridad a esta altura del año, por encima de los números.

"A veces es mejor enfocarte en eso, porque llegas a la temporada y ya tú tienes una idea de lo que está pasando, de lo que vas a hacer y sabes cuál es tu plan", manifestó el oriundo de Samaná, quien dijo que este año tiene como meta 45 "flechazos". "Ese ha sido mi approach (estrategia) de todos los años".