Pedro y Manny, dos pilares de los campeones del 2004 en Boston. (Getty)

BOSTON -- Cuando los miembros de los Medias Rojas del 2004 se reúnan la próxima semana en el Fenway Park después de 10 años, habrá grandes recuerdos de los personajes que ayudaron a darle fin a una sequía de 86 años de los bostonianos sin ganar una Serie Mundial.

Entre el ambiente de celebración, el dominicano Pedro Martínez espera que los aficionados de los Patirrojos aprovechen la oportunidad y le den una cálida bienvenida al también quisqueyano Manny Ramírez, en ocasión de la primera visita de éste al Fenway desde el 2010.

"Habla mucho de él el hecho de decidir venir", expresó Martínez. "Quiere reivindicarse con los aficionados de Boston. Quiere demostrarles a todos que una persona diferente, que es un hombre cristiano y un ejemplo para su familia. Sus hijos estarán presentes. Sería maravilloso si todos nos uniéramos y hiciéramos de este día algo divertido y recordáramos que Manny fue el Jugador Más Valioso [de la Serie Mundial] y es el mayor motivo por el que fuimos campeones".

La ceremonia se realizará antes del encuentro del 28 de mayo contra los Bravos.

Cuando los Medias Rojas firmaron a Ramírez por ocho años en diciembre del 2000, Martínez fue uno de los jugadores que ayudó a reclutarlo.

Y apropiadamente, Martínez también fue una de las personas claves que convencieron a Ramírez a volver a Boston para una reunión en la que cada miembro del núcleo de los denominados "Idiotas" estará presente.

"Traté de convencerle", manifestó Martínez. "Quiere arreglar las cosas en Boston".

Manny tuvo muchos altibajos en Boston, pero nadie puede negar que es uno de los mejores bateadores en la historia del club.

En ocho campañas con los Patirrojos, Ramírez bateó .312 con 274 jonrones y un porcentaje de embasarse más slugging (OPS) de .999.

Ramírez fue cambiado por Jason Bay en el 2008 después de varios incidentes, incluyendo un desacuerdo en la cueva con Kevin Youkilis y un altercado en el que el encargado de viajes, Jack McCormick, cayó al piso tras un empujón del toletero.

Después de su ida de los Medias Rojas, Ramírez fue suspendido dos veces por dopaje; la última fue durante su breve estadía con los Rays en el 2011.

Pero Martínez se ha dado cuenta de que Ramírez está arrepentido de aquellos incidentes.

"Cometió par de errores", señaló Martínez. "Está consciente de eso, pero sabe que es un hombre diferente. Es un hombre cristiano y lo único que quiere hablar es de Dios".

Esta será la primera vez que Ramírez sea parte de un evento afiliado a los Medias Rojas desde su controversial partida del club.

"Estoy seguro de que sus hijos están bastante entusiasmados de estar aquí y ver a su padre otra vez en el Fenway", manifestó Martínez. "Creo que los aficionados deberán tomar eso en cuenta".