Michael Wacha. (Scott Kane/AP)

SAN LUIS -- Un día después de que Michael Wacha fue golpeado en el codo derecho por un foul que rebotó contra la pared del dugout, quedaban las marcas de las costuras en la piel del lanzador.

Pero afortunadamente para Wacha, no hubo contusiones ni entumecimiento. El derecho hizo tiros suaves sin contratiempo alguno el jueves y tiene previsto hacer su próxima apertura el lunes contra los Yankees.

"Todo se siente bien. Tengo movilidad y todo lo que estaba buscando", dijo Wacha. "Hasta donde sé, voy bien. El brazo se siente bien y sólo tengo las molestias normales por haber lanzado el día anterior".

Tras sentir la mano derecha entumecida por unos 30 segundos después de recibir el pelotazo, Wacha se considera afortunado de que no pasó a mayores.

"Definitivamente fue un susto tremendo. Nunca había tenido una sensación semejante", dijo Wacha. "Afortunadamente, el entumecimiento ya pasó y me siento normal ahora mismo".