Enrique Hernández y Domingo Santana.

ANAHEIM - Su primera gira como ligamayoristas ha sido una experiencia reveladora para el jardinero dominicano de los Astros, Domingo Santana y el utility boricua Enrique Hernández. Ambos se encuentran en Grandes Ligas por primera vez tras ser convocados a principios de esta semana.

Formar parte del equipo grande significa vuelos privados y hoteles de lujo en lugar de transporte comercial y compañeros de habitación.

"Viajar se te vuelve fácil y significa que finalmente has dado el salto", dijo Santana. "Esto es lo que uno espera todo la vida. Ahora es cuestión de trabajar y mantener la misma rutina para que puedas superar a los contrarios".

Hernández se ha apegado a su compatriota, el receptor veterano Carlos Corporán, con quien ha entrenado durante varios años.

"Corpy me dijo que me sentara junto a él (en el vuelo charter del equipo) y Domingo estaba en la siguiente fila. Yo miraba a Domingo cada 10 o 15 minutos y le decía '¡Lo logramos! ¡Esto es maravilloso!'", relató Hernández. "Hace apenas unos días, cuando estábamos en Triple-A, volamos y tuvimos que esperar tres horas en el aeropuerto y esperar que todo el mundo entrara al avión y pelear por asientos. Estábamos incómodos. Ahora tenemos nuestra propia fila y estamos en Grandes Ligas. Es increíble".