Derek Jeter. (Jim Mone/AP)

MINNEAPOLIS -- Centro de atracción en su último Juego de Estrellas, Derek Jeter brilló como en sus mejores tiempos.

Como primer bate de la Liga Americana, el torpedero de 40 años estuvo a las alturas de las circunstancias el martes: bateó un doble por el jardín derecho y también conectó un sencillo en su segundo turno en el tercer inning.

Al abrir el cuarto se dio el anuncio de que Alexei Ramírez le reemplazaba a la defensiva, provocando un rugido de aplausos en el Target Field mientras su madre, padre, hermana y sobrino observaban desde las gradas.

"He disfrutado con mi familia", dijo Jeter.

El capitán de los Yanquis, que pondrá fin a una carrera de 20 temporadas al término de la campaña, recibió la oportunidad de estar en el terreno para el cambio y así salir bajo una cerrada y larga ovación de los fanáticos, que durante sus turnos corearon rítmicamente su nombre, de la misma manera que se hace en las gradas del Yankee Stadium.

En Minneapolis, Jeter se sintió como estuviera en el Bronx. Una grabación de la voz de Bob Sheppard, el extinto locutor de los juegos de los Yanquis, presentó al "el Número 2, el Torpedero" en sus turnos y el tema "New York, New York" de Frank Sinatra sonó cuando Jeter recibía en la cueva el saludo de sus compañeros de equipo de la Liga Americana.

Mejor imposible. Así se puede describir el libreto de la noche para un jugador, que colegas, coaches y jerarcas dedicaron una cascada de elogios.

"Qué clase de suerte ha tenido este deporte que el ícono de esta generación sea Derek Jeter", reflexionó el comisionado de las Grandes Ligas Bud Selig.

"Me pongo nervioso con solamente verlo", dijo José Abreu, primera base de los Medias Blancas. "La clase de carrera que ha tenido, sus logros. Es un honor el estar aquí en el mismo camerino de alguien con semejante carrera. Es Derek Jeter".

Tras conectar el doblete, una típica línea por la banda contraria, Jeter anotó la primera carrera del juego, remolcado por un triple de Mike Trout. Y su sencillo le permitió dejar en .481 su promedio en participaciones en el Juego de Estrellas: 13 hits en 27 turnos. Ese porcentaje es el segundo mejor entre los jugadores con 20 o más turnos, detrás de Charlie Gehringer.

Esta fue la 14ta convocatoria de Jeter para el clásico de mitad de temporada, con nueve de las mismas mediante el voto de los aficionados.

Jeter también se destacó en defensa. En la parte del primero, se lució con una brillante atrapada, tirándose hacia su izquierda para llevarse un fuerte rodado bateado por Andrew McCutchen. Jeter se reincorporó y tiró bien a la inicial, pero la velocidad de piernas de McCutchen superó el disparo.

Adam Wainwright, quien en el día previo habló sobre cuán orgulloso se sentía de lanzarle a Jeter en una noche memorable, se puso a aplaudir como todos los demás en el estadio.

Wainwright indicó después que le pitcheó un par de lanzamientos fáciles a Jeter. "Se lo merecía. No sabía que iba a conectar un doble, pensé que me daría un sencillo al derecho o batear una rodado. Creo que debí haber lanzado un poco mejor".

En el tercero, Jeter se fue a cuenta completa contra el dominicano de los Rojos Alfredo Simón antes de empalmar el sencillo.

Cuando supo que sus comentarios había generado polémica en la Internet, Wainwright dio marcha atrás: "Me he expresado mal. Espero que la gente pueda entender que no ando regalando hits".

"¿Cómo que me dejó pitcheos servidos?", indicó Jeter. "No sé nada. Si los dejó servidos, pues muchas gracias. En cualquier cosa, hay que batear".