Odrisamer Despaigne.

SAN DIEGO - A pesar de las emociones que se vivieron por un tiempo en San Diego el domingo, los Padres siguen siendo la única franquicia de Grandes Ligas sin un juego sin hit ni carrera lanzado en su historia.

El derecho cubano Odrisamer Despaigne estuvo a cuatro outs de registrar el primer no-hitter en los 45 años de existencia del equipo de San Diego, pero el segunda base de los Mets, Daniel Murphy, dio doble con dos outs en el octavo inning. Al final los Padres ganaron el partido por 2-1.

"No hemos tenido ninguno y siempre espero que consigamos uno", dijo el manager de los Padres, Bud Black, acerca del tema de un no-hitter. "Una vez pasas del sexto, creo que hay posibilidades legítimas. Creo que él estuvo tirando lo suficientemente bien como para pensar, 'Hey, podría pasar'".

En vez de eso, Despaigne se convirtió en el más reciente lanzador de los Padres en llegar cerca.

Los lanzadores de San Diego han llegado al octavo episodio con no-hitters intactos en 20 ocasiones. Pero a la vez que los pitchers de los Padres han producido cuatro Premios Cy Young y tres títulos de efectividad en la Liga Nacional, ninguno ha podido sacar 27 outs en un juego sin permitir hit.

Sin embargo, muchos han llegado cerca. En la historia reciente, el derecho Chris Young estuvo a dos outs de lograr la hazaña cuando Joe Randa de los Piratas conectó un jonrón de dos carreras.

El 9 de julio del 2011, Aaron Harang y cuatro relevistas de los Padres se combinaron para tirar 8.2 entradas sin hit vs. los Dodgers, antes de que el serpentinero Luke Gregerson permitiera un doble.

"No recuerdo mucho los otros en particular. Recuerdo ser parte de eso pero no me acuerdo qué clase de juego fue", dijo el tercera base de San Diego, Chase Headley, quien lleva con el equipo desde el 2007. "(El domingo) fue especial porque era un juego por 1-0. Uno no estaba enfocado del todo en el no-hitter, porque una sola carrera empatará el partido".

Eso mismo es lo que resultó ocurriendo-después del doble de Murphy, David Wright conectó sencillo por el medio del terreno para empatar el encuentro y sacar del juego a Despaigne.

"Estás tratando de ganar un juego de pelota, así que estás preocupado por anotar otra carrera y hacer tus jugadas a la defensa", dijo Seth Smith, quien terminó conectando el batazo de oro por San Diego en el cierre del noveno episodio. "(El no-hitter) es algo que celebras después de todo".

No obstante, Black afirmó que el equipo estaba bien consciente de la situación.

"En medio del sexto, cambió en cierta forma el ambiente del dugout", dijo el piloto. "Una vez ya has recorrido medio camino…se vuelve más callado todo, si puedes imaginar eso, en vez de más ruidoso".

Lo más cerca de un no-hitter que estuvo un lanzador de los Padres fue en 1972, apenas la cuarta temporada del equipo, cuando Steve Arlin estuvo a un solo out de la hazaña. Pero Denny Doyle dio sencillo por los Filis para romperle el sin hit ni carrera-los fanáticos de San Diego aún están a la espera, más de 40 años después de eso.

"Obviamente es algo importante en San Diego", dijo Headley. "Fue divertido verlo y eso mantiene atentos a todos…yo esperaba que se diera".