Raisel Iglesias en el Great American Ballpark. (Cincinnati Reds)

CINCINNATI - El papeleo para que el cubano Raisel Iglesias pudiera entrar a los Estados Unidos tras firmar con los Rojos tomó casi dos meses. Ahora que el pitcher ya está en el país, el club no demorará en comenzar a prepararlo para lanzar en Grandes Ligas.

Iglesias, quien pactó con los Rojos el 27 de junio por siete años y US$27 millones más un bono al firmar de US$5 millones, llegó a Miami desde Haití el sábado. Pasó un par de días con su familia y asistió a un partido de los Marlins el lunes antes de viajar a Cincinnati el martes.

Vistiendo un traje elegante y luciendo una amplia sonrisa, Iglesias se reunió con los medios en la cueva de los Rojos.

"Estoy feliz de estar alcanzando mi sueño", dijo Iglesias. "Estoy contento de estar aquí. No veo la hora de ponerme el uniforme de Cincinnati y dar el 100% de mí".

Iglesias será evaluado y comenzará a entrenar en el complejo de desarrollo del club en Goodyear, Arizona.

El diestro de 24 años de edad desertó de Cuba en noviembre junto a su hermano tras un intento fallido en septiembre. Se encontraba en Haití entrenando bajo la observación de escuchas, entre los cuales estaban representantes de los Rojos. Desde que integró a la organización, Iglesias se ha mantenido al tanto del equipo.

Aunque Iglesias pasó un examen físico antes de firmar con Cincinnati, el club quiere evaluarlo de manera más detallada en Arizona antes de proyectar cuándo estará listo para incorporarse al equipo grande.

"Estará haciendo tiros suaves y más ejercicios de fortaleza, balance -- todo lo que hacen los muchachos cuando se presentan a los entrenamientos", dijo Bill Bavasi, vicepresidente de escuchas y operaciones internacionales de los Rojos. "No les puedo decir qué tan rápido va a responder al proceso. Si responde bien, tendremos muchas opciones, sea la Liga Otoñal (de Arizona) o la pelota invernal de Puerto Rico. No va a estar de ocioso".

Iglesias no cree que necesite mucho tiempo para adaptarse y sentirse listo para lanzar.

"Soy una persona que se preparo bastante rápido", dijo Iglesias. "Mi cuerpo responde bien rápido al ambiente".

Iglesias lanzó durante tres temporadas por Isla de la Juventud en la Serie Nacional de Cuba, donde tuvo marca de 8-12 con promedio de carreras limpias de 3.47 en cinco aperturas y 83 presentaciones desde el bullpen. También tiene experiencia a nivel internacional, ya que fungió como relevista por la selección nacional de Cuba en un torneo en Holanda y durante una serie de cinco juegos contra una selección universitaria estadounidense el año pasado.

Esa última experiencia ha hecho la llegada a Estados Unidos menos intimidante para Iglesias.

"No me siento tan incómodo", dijo Iglesias. "En mi profesión, tus compañeros son tu familia. A veces no pasas tiempo con tu propia familia. Ya estoy acostumbrado a eso".

Entre sus nuevos "familiares" están sus compatriotas Aroldis Chapman y Brayan Peña. Iglesias sabía de Chapman y ha estado en contacto con ambos peloteros desde que firmó con Cincinnati.

"Me han estado dando buenos consejos. Me siento muy a gusto con ellos", dijo Iglesias. "Me ha sido de ayuda, porque se trata de gente de mi isla. Estoy muy contento de estar aquí con ellos. Eso me hace sentir más cómodo aquí en Cincinnati".

Aunque muchos de los equipos de Grandes Ligas que tenían en la mira a Iglesias lo veían como relevista, los Rojos lo firmaron con la esperanza de que pueda convertirse en abridor. El serpentinero, quien mide cinco pies y 11 pulgadas y pesa 165 libras, posee un repertorio de cuatro pitcheos.

"Cuando fui parte de la selección nacional, necesitaban un relevista", dijo Iglesias. "Si Cincinnati me quiere (como abridor), haré ese papel. Lo que sea para ayudar al equipo".

El martes, Iglesias recorrió el Great American Ball Park de Cincinnati y la cueva y dijo gustarle lo que vio. Además de hablar con Chapman, también conoció al dirigente Bryan Price.

"Es un joven muy agradable", dijo Price acerca de Iglesias. "No veo la hora de tenerlo aquí para ayudarlo a adaptarse. Parece estar lleno de emoción por la oportunidad. Queríamos asegurarnos de que se sintiera bienvenido. Ya es parte de la familia de los Rojos. Estoy entusiasmado de trabajar con él. Creo que dentro de poco tiempo va a ser una pieza muy buena aquí".

Iglesias también dice estar ansioso por lanzar por los Rojos.

"Siempre he querido lanzar en Grandes Ligas porque las veía en video", dijo Iglesias. "Estoy contento porque quiero subir a una lomita de Grandes Ligas y lanzar. A los fanáticos les va a gustar lo que hago".